You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
Jueves 18 de octubre de 2018

Volver a lo básico

Olga Sánchez Cordero

por Humberto Musacchio*

HM: Usted es la primera mujer en la historia de México que va a ocupar la Secretaría de Gobernación. ¿Qué significado le damos a eso, qué representa?

OSC: Representa muchas cosas. Que por primera vez en la historia un presidente le tenga la confianza a una mujer para que sea la responsable de la política interior del país es ya todo un suceso histórico, es romper nuevamente un techo de cristal, ya que hasta ahora no le era dable a ninguna mujer que se le confiara este encargo.

Ha sido una lucha permanente desde hace muchos años, muchas generaciones de mujeres, yo diría que desde el siglo XVII, han empujado esta lucha; una de las primeras que luchó por los derechos de las mujeres en Francia fue llevada a la guillotina.

HM: ¿Y en la Suprema Corte fue usted la primera mujer?

OSC: No. Fui la única que integró el pleno de los once ministros después de la reforma de 1995, estuve como única mujer durante diez años, pero antes había habido mujeres, de hecho y curiosamente, la primera en el mundo que integró una Suprema Corte de Justicia fue María Cristina Salmorán de Tamayo, en los años sesenta. Era secretaria del Trabajo y de ahí Adolfo López Mateos la propuso como ministra al Senado, que la designó.

HM: Doña Olga va a llegar a una Secretaría de Gobernación donde ya no estará Seguridad Pública. Esta separación ¿a qué se debe?, ¿fue un problema de diseño o un asunto estructural? ¿O cómo se explica?

OSC: Es volver a lo básico, así le planteamos la reestructura al presidente electo, volver a lo básico. Gobernación no tenía Seguridad Pública, en este sexenio absorbió esas funciones, pero no eran las propias de una Secretaría de Gobernación, cuyas funciones eran muy claras, muy básicas.

HM: Pero siempre tuvo un órgano de inteligencia, y creo que ahora no lo va a tener.

OSC: Tuvo un órgano de inteligencia siempre, aunque no…

HM: No era muy inteligente.

OSC: No. El presidente Carlos Salinas de Gortari le retiró a la Secretaría de Gobernación, entonces encabezada por don Fernando Gutiérrez Barrios, la función de inteligencia que cumplía una de las subsecretarías y la pasó al CISEN, un órgano descentralizado, ni siquiera desconcentrado. De manera que ya tenemos un antecedente, don Fernando era la persona más informada, en mi opinión muy buen secretario de Gobernación, pero eliminaron la Subsecretaría y formaron el CISEN.

HM: ¿Entonces no se necesita un órgano de inteligencia en la Secretaría de Gobernación?

OSC: Creo que hay otras herramientas para poder estar perfectamente enterado de lo que pasa. Lo primero que voy a hacer es no faltar a las reuniones de las seis de la mañana, por dos motivos: el primero, porque creo que es una obligación de la Secretaría de Gobernación estar en esa Comisión de Seguridad; y el segundo, porque requiero estar enterada de todo lo que acontece.

HM: Sin necesidad de un órgano de inteligencia. Pero hay otras modificaciones, por ejemplo, el hecho de que la seguridad nacional y la protección civil en casos de desastres no dependan ya de Gobernación, o no sé si vayan a depender.

OSC: No, ya no. Protección Civil va a quedar también en la Secretaría de Seguridad Pública. Yo no estuve muy de acuerdo y se lo hice saber al presidente electo, pero fue una decisión que tomó y finalmente él es el responsable de cómo estructura su gobierno.

HM: Pues espero que tenga mucho éxito.

OSC: Yo también.

HM: Al frente de la Secretaría de Gobernación ¿cuáles serán sus prioridades?

OSC: Mi prioridad, sin duda alguna, son las relaciones con todos los poderes públicos, los órdenes de gobierno, los gobernadores, los presidentes municipales, los congresos locales, el Congreso federal, los tribunales superiores de justicia, con los que ya me he estado reuniendo; es decir, la gobernabilidad.

Pero también, el eje rector de la Secretaría van a ser los derechos humanos, su protección y su garantía; no va a haber simulaciones en el respeto y la protección de los derechos, no vamos a simular que protegemos derechos.

HM: ¿Y la relación con los partidos?

OSC: Ese es otro de los grandes temas, la gobernabilidad implica también las relaciones con los partidos. Tenemos una Subsecretaría de Desarrollo Democrático que va a estar a cargo de Diana Álvarez Maury, pero también, por supuesto, la Subsecretaría de Gobierno, con Zoé Robledo al frente, va a tener una relación muy cercana con los partidos políticos, porque es central para la gobernabilidad del país.

HM: Cuando se habla de pacificar a México, yo creo que eso comprende aclarar muchos de los crímenes y las desapariciones sucedidas en esta administración. Ya están trabajando en eso hasta donde sé, pero si pudiera adelantarnos algo, ¿qué se va a hacer para pacificar este país que tiene más de cien mil muertos en cada sexenio?

OSC: Más de cien mil muertos y en cifras oficiales casi 40 mil desaparecidos, porque es diferente, de los desaparecidos no tenemos un acta de defunción.

HM: No los podemos dar por muertos.

OSC: No los podemos dar por muertos, es un problema enorme porque hay que hacer la declaración de ausencia y la presunción de muerte, con procedimientos que antes eran tardadísimos y costosísimos. Ahora los tiempos se han acortado, pero de todas maneras siguen siendo procedimientos sumamente complicados y engorrosos.

Son 40 mil desaparecidos en cifras oficiales, pero debes saber que cuando se levanta un acta de desaparición, si la persona no regresa a ratificarla, se archiva y resulta como si no hubiera un desaparecido. Por miedo, por terror, muchas personas no regresan a ratificar el acta en la denuncia de desaparición. Entonces, estamos viviendo un México de terror y de horror.

HM: Y para la pacificación no solo cuentan las acciones policiacas o militares, las políticas deben estar presentes, ¿cuáles serían?

OSC: Tenemos planteada una transversalidad de varias secretarías para la política pública de pacificación y recomposición social, como la Secretaría de Bienestar (ya no va a ser Sedesol), la Secretaría de Educación Pública, porque es muy importante becarios sí, sicarios no; la Secretaría de Cultura, trabajar muchísimo en la cultura y el deporte para rescatar el tejido social; desde luego la Secretaría de Gobernación, y vamos a invitar a las asociaciones religiosas a que compartan con nosotros, las iglesias, y hablo en plural.

HM: Claro que sí, tenemos muchas.

OSC: Tenemos muchas, para que nos apoyen también y compartamos esta responsabilidad social de recomposición hacia un México distinto, no del horror, de la desesperación y del crimen.

HM: Hay un fenómeno que está en el centro de la violencia, que son las drogas. Usted ha planteado la legalización, habría qué precisar en qué términos, pero me parece que hay una fuerte oposición no solo interna, de ciertas fuerzas, sino sobre todo externa. El gobierno de Estados Unidos no está muy contento con eso, pese a que más de la mitad de los estados de la Unión Americana ya legalizaron la marihuana.

OSC: Primero, no hablo de legalización sino de despenalización, porque el marco normativo en algunos casos penaliza, por ejemplo, la venta a menores de edad. Entonces, es básicamente despenalizar ciertas conductas, no todas. Desde luego, ahí tenemos dos temas diferentes: el de la cannabis y el de la amapola, los opiáceos.

HM: Sí, el gobernador de Guerrero está a favor de que se permita el cultivo.

OSC: De la marihuana sí, efectivamente.

He tenido conversaciones de alto nivel con la Embajada estadounidense, pero cuando les dije “ustedes tienen despenalizada la marihuana en más de 25 estados”, me dijeron que sigue siendo delito federal. ¿Sabes qué les contesté? “Ya no entendí…”.

HM: Ni yo tampoco. Los mexicanos no entendemos.

OSC: Ya no entendí cómo me dices tú, gobierno norteamericano, que sigue siendo delito federal cuando 25 estados de la Unión la tienen despenalizada. A lo mejor lo que quieren es hacer negocio y después vendérnosla a nosotros.

Con la amapola sí hay otro problema, porque son solamente seis países los autorizados por Naciones Unidas, por la Agencia contra la Droga y el Delito, entre otros, Turquía y Francia. Francia es el gran productor de opiáceos para la morfina y para fines estrictamente farmacéuticos. Aquí no tenemos esa autorización de Naciones Unidas, pero creo que vamos a tener que ir avanzando en esto también, porque 120 comunidades en la Sierra de Guerrero viven de los opiáceos.

HM: No sé si la soberanía nacional permita o no proceder a la despenalización en ese caso.

OSC: Ahí hay un tema.

HM: Usted había dicho que una vez elegida senadora iba a renunciar de inmediato para ocuparse de los asuntos propios de la Secretaría de Gobernación. ¿Qué la llevó a cambiar de opinión?

OSC: El presidente electo me pidió que me quedara en el Senado de la República hasta el 30 de noviembre, porque requiere que para el 1º de diciembre varias reformas legales ya estén vigentes. Por ejemplo, que ya esté promulgada la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, donde se hace una reestructura de las secretarías de Estado, con sus funciones diferentes. Otra de las leyes que me ha encargado es la Orgánica de la Fiscalía General de la República; hace unos momentos anunciamos ante los medios de comunicación que ya tenemos un proyecto de iniciativa y decreto. Lo dimos a conocer con esquemas muy claros. Es una transición, no es la misma Procuraduría, por ejemplo, los fiscales, que no los ministerios públicos, van a tener una certificación. Digo algo que no les ha gustado nada, pero la pgr está podrida. No es un tránsito cualquiera, es una transición real, de fondo, de estructura, no es nada más cambiar al fiscal general, que no puede hacer nada si sigue podrida la estructura. Tenemos que avanzar hacia una evaluación seria de los agentes del Ministerio Público y hacia fiscales certificados, calificados, no corruptos.

Es difícil, sí; imposible no. De hecho, en esta Ley de Fiscalía General se está proponiendo la creación de una Fiscalía interna para resolver los problemas de corrupción dentro de la institución. Eso lo debemos subrayar: va a tener su propio órgano de control, pero no es un órgano de control cualquiera, no es una contraloría más, sino una Fiscalía para perseguir los delitos que cometan los servidores públicos de esa institución.

HM: Sí, la corrupción, el disimulo. Y ¿quién va a elegir a ese fiscal interno?

OSC: Va a ser parte de las atribuciones del fiscal general, porque será una persona autónoma, independiente, cuya designación se procese a través de parámetros sumamente rígidos y estrictos, incluyendo la participación de la sociedad civil. Hay una normativa muy específica para que él nombre diversas fiscalías, una de ellas, la que persiga los delitos al interior de la Fiscalía General.

HM: ¿El que será fiscalizado nombrará a quien lo va a fiscalizar? Ahí hay una contradicción.

OSC: La actual estructura constitucional establece que el fiscal general nombra al fiscal anticorrupción y al fiscal electoral; esta nueva Ley Orgánica trae la posibilidad de que el fiscal nombre a fiscales en diversas materias, por ejemplo, en derechos humanos; una de tipo Fevimtra, la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia Contra las Mujeres y Trata de Personas; una que investigue la muerte de periodistas, en fin, tiene la posibilidad de ir nombrando diversas fiscalías y una de esas –que sí es obligatoria– es aquella para resolver la corrupción interna.

Tendrá igualmente facultades de nombrar fiscales en ciertos lugares del país, es decir, puede que en algún lugar de la República haya más frecuentes muertes de periodistas que en otro, o feminicidios, o trata de personas; no todos los estados tienen un problema de trata tan fuerte como Baja California o Chihuahua, Ciudad Juárez, en fin. Puede llegar a haber fiscalías especializadas de acuerdo con la realidad regional y los delitos que se estén incrementando en diversos lugares de la República.

HM: Pero subsiste la duda: el fiscal va a nombrar al fiscal que lo va a fiscalizar. Ese es el asunto. Entiendo muy bien, llega el fiscal, se enfrenta a una estructura corrupta y queda desarmado; pero me gustaría que nos precisara.

OSC: Ahorita la respuesta es que sí lo va a nombrar, no hay otro procedimiento para designar a los fiscales especializados que el nombramiento que haga el fiscal general; por eso tiene que ser una persona con un gran reconocimiento social, con una trayectoria muy limpia, transparente, calificada, profesional.

HM: Que meta al orden a todo mundo.

OSC: Sí, que meta al orden a todo el mundo.

HM: Una última pregunta, que es delicada. Después de lo ocurrido a quien iba a ser director del Infonavit o a Héctor Vasconcelos, hay quien supone o aspira por lo menos a que usted no llegue a la Secretaría de Gobernación, ¿qué nos dice de eso?

OSC: Yo estoy tan segura como lo siguiente. En el Estadio Azteca el presidente electo me anunció, me ratificó; en el programa Tercer Grado volvió a decirlo; en la Convención Nacional de Banqueros lo dijo nuevamente y en otros dos o tres foros lo está diciendo. Ya lo ha dicho tanto que yo supongo que voy a llegar; no, sí voy a llegar.

error: Alert: Content is protected !!