You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
martes 18 de diciembre de 2018

Sin fronteras

Por Hugo Pablo Melchor

Normalmente el señor Lamine Fellah se pasea por calles, brechas y avenidas como el mundano hijo de un diplomático argelino, pero cuando la música se posesiona de su cuerpo, entonces se transforma en Sarazino. Bajo dicha personalidad ha engendrado canciones dignas de una mente internacionalista que no conoce fronteras. Canta uno de sus mayores temas en francés y lo dedica a la ciudad boliviana de Cochabamba, plasmando así su relación estrecha con América Latina, pese a tener sus orígenes en el norte de África.

Mundo Babilón, Ya Foy! y Everyday Salama están entre los álbumes del músico, donde suenan ritmos como el afro pop, ska, reggae, räi y hasta la cumbia, todos ellos, combinados en exactas proporciones que incitan a movernos sin parar y con letras cargadas de mensajes positivos y uno que otro trasfondo político.

El más reciente material de Sarazino es Mama Funny Day, donde vuelve a expresarse la potencia de la música del mundo, ahora en temas donde conviven el inglés, árabe, francés y español. Zolani Mahola (Sudáfrica), Guanaco MC (Ecuador), Anwar Maghreb (Marruecos) y Niyo Pumpin (Nigeria) son algunos de los invitados en este nuevo álbum. En “Frente latina” se escuchan unas palabras del controvertido fundador de WikiLeaks, Julian Assange, referidas a la libertad de expresión.

Quince temas desfilan en Mama Funny Day, uno de los más suculentos, Jugarse la vida, con letra principalmente en castellano, matizada con unas estrofas en árabe cuyo mensaje no es fácil de comprender pero cuya aparición alienta las emociones.

Esta producción de Lamine Fellah es una ventana que nos permite conocer cuán cerca estamos de otras culturas pese a las barreras idiomáticas y geográficas y pese a las diferencias. Basta con abrir los brazos a los vecinos de la aldea global.

error: Alert: Content is protected !!