You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
lunes 22 de julio de 2019

Quintana Roo, más sargazo que votos

Víctor Venamir Vivas Vivas*

Introducción

El pasado 2 de junio se celebraron elecciones en seis estados de la República, para renovar los ayuntamientos de Aguascalientes y Durango; la gubernatura, miembros de los ayuntamientos y diputaciones de Baja California; las diputaciones locales de Tamaulipas, así como las elecciones extraordinarias para la gubernatura en el estado de Puebla. En Quintana Roo se eligió a las próximas diputadas y diputados que conformarán la XVI Legislatura del Congreso del Estado.

El ganador en estas elecciones es el partido Morena (Movimiento de Regeneración Nacional), cuyos candidatos resultaron vencedores en seis distritos de mayoría relativa, y que sumados a los dos distritos en los que resultó ganador el Partido Verde Ecologista de México (pvem) y los tres distritos en los que triunfó el Partido del Trabajo (pt), posicionan a la Coalición “Juntos Haremos Historia por Quintana Roo”, como la virtualmente triunfadora en 11 de los 15 distritos electorales.

Por supuesto, estos resultados y las asignaciones de las diputaciones por el principio de representación proporcional, son susceptibles de ser impugnados ante el Tribunal Electoral local y pudieran modificarse, pero hasta el momento, este es el panorama político de la siguiente conformación del Congreso.

En general, en los seis estados se registró una baja participación en las urnas, pero particularmente en Quintana Roo, los comicios dejan un sabor de boca agridulce.

Destaca y es de aplaudirse que, por primera vez en los 44 años de historia política del estado, resultaron ganadoras nueve de las 15 candidatas a diputadas postuladas por el principio de mayoría relativa; aunado a lo anterior, con la asignación de diputaciones por el principio de representación proporcional aprobado el pasado 9 de junio por el Consejo General del instituto local, la totalidad del Órgano Legislativo de forma histórica estará integrado por 13 mujeres y 12 hombres. Situación inédita que vale la pena resaltar.

Sin embargo, lo reprochable de estos comicios es que otra vez, en esta ocasión de manera aplastante, el gran vencedor de las elecciones fue el abstencionismo. En el presente proceso electoral en Quintana Roo se registró la participación ciudadana más baja de toda la historia electoral del estado, al alcanzar únicamente el 22.1% de asistencia a las urnas.1

La Lista Nominal de Electores estuvo integrada por 1 247 995 personas ciudadanas, de las cuales el 48.78% son mujeres y el 51.22% son hombres. De dicho universo, solamente 263 005 personas acudieron a votar.

  • Votos en casillas básicas y extraordinarias: 262 598
  • Votos en casillas especiales: 407
  • Total: 263 005

Resultados en los distritos de mayoría relativa

En el actual proceso comicial, en los 15 distritos electorales de mayoría relativa, quien obtuvo mayor número de cargos fue la Coalición “Juntos Haremos Historia por Quintana Roo” (conformada por el pvem, Morena y pt),  con 11 diputaciones en los distritos 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 13, 14 y 15, con el 34.27% de la votación total emitida, seguida de la Coalición “Orden y Desarrollo por Quintana Roo” (conformada por los partidos políticos pan, prd y el partido político local, Encuentro Social Quintana Roo (pesqr), con tres diputaciones en los distritos 1, 10 y 12, con el 25.60% de los votos emitidos, y el pri, con una diputación en el Distrito 11, con el 12.24% de la votación total emitida.

Participación de las candidaturas independientes

Una grata sorpresa en el presente proceso, fue la destacada participación de los candidatos independientes que compitieron en los distritos 11, 14 y 15, quienes si bien no resultaron ganadores, obtuvieron votaciones importantes aun careciendo de las estructuras y militancia de las que sí gozan los partidos políticos.

Tal es el caso de la candidatura apartidista del Distrito 11, que con 585 votos logró el tercer lugar en la contienda, por encima de los partidos políticos pvem, 346; mc (Movimiento Ciudadano), 294; Morena, 294; prd, 239; los partidos políticos locales mas (Movimiento Auténtico Social por la Unidad Quintanarroense), 239; pt, 222; cqroo (Confianza por Quintana Roo), 219, y Encuentro Social Quintana Roo, 92; las candidaturas independientes sólo fueron superadas por el pan, que obtuvo 4 300 votos, y el pri, ganador de la contienda, con 5 721 sufragios. Similar situación sucedió en los distritos 14 y 15, ubicándose las candidaturas independientes en tercer lugar en ambos distritos, sólo superadas por el pan y el pri.

Lo antes apuntado resulta interesante en la medida en que, si bien se ha avanzado en la protección a los derechos de las candidaturas ciudadanas, lo cierto es que en muchos sentidos siguen siendo un derecho a medias cuando se les compara con los recursos que reciben los candidatos partidistas. Ello tiene que ver con la promoción de la cultura democrática, que no debe entenderse como la utilización de mayores recursos económicos y materiales para la elaboración y publicación de spots o sus derivados –que en muchas ocasiones crea mayor descontento en la ciudadana–, sino que debe manifestarse en la fuerza y congruencia de las propuestas de las y los candidatos.

Asignación de diputaciones por el principio de representación proporcional

En cuanto a los cargos de diputados por el principio de representación proporcional, el Instituto Electoral de Quintana Roo, en Sesión Permanente del Consejo General, aprobó la designación de las diez diputaciones por el principio de representación proporcional para la integración de la XVI Legislatura del estado de Quintana Roo, con los resultados siguientes:

Integración final de la XVI Legislatura del estado de Quintana Roo

De esta manera, con la asignación de las diez diputaciones por el principio de representación proporcional, el Órgano Legislativo queda conformado, hasta este momento, como se indica en el Cuadro 2.

Resultado que de forma histórica contempla a 13 mujeres y 12 hombres para la siguiente Legislatura del H. Congreso del Estado.

Conclusiones

Parafraseando al doctor César Astudillo Reyes: “Ningún régimen democrático tiene esperanza de prosperidad sin una ciudadanía participativa”, y el alto índice de abstencionismo en las pasadas elecciones, sin duda, nos debe preocupar tanto a las autoridades electorales como a los partidos políticos; a éstos, porque, entre otras cosas, los impactará en el financiamiento público que les será otorgado el año próximo, y a quienes somos los encargados de velar por la democracia, porque este resultado no es sino el efecto y consecuencia de la desconfianza de la ciudadanía hacia sus autoridades.

En efecto, el elevado ausentismo de los ciudadanos en las urnas es el reflejo fiel del descontento social provocado por los malos gobiernos, la impunidad de la que en muchas ocasiones gozan los gobernantes, y también por la percepción de que de nada sirve acudir a votar porque todo seguirá igual.

Este, por supuesto, no es un problema menor ni tampoco es exclusivo de nuestro país; David Van Reybrouck, en su obra Contra las elecciones, señala que con la democracia ocurre una paradoja curiosa: “todo el mundo la desea, pero no hay nadie que crea en ella”, y es que “existe una inclinación favorable hacia la noción de democracia, pero no hacia su práctica, o en cualquier caso, hacia la práctica que se hace de ella”. Así, el desencanto y la desconfianza de la ciudadanía hacia sus instituciones y autoridades es un fenómeno mundial que va en aumento, pero que en México está enquistado en lo más profundo de nuestro sistema democrático.

Sin embargo, cuando se tienen elecciones en las que participa poco más del 20% de los ciudadanos inscritos en el padrón, es menester poner manos a la obra y, de forma urgente, abordar las causas y posibles soluciones al abstencionismo; es imperante promover la cultura democrática y la participación ciudadana en los asuntos políticos del estado, desde una perspectiva integral que atienda a las verdaderas razones que desalientan a la ciudadanía, pero que también vaya enfocada a las instituciones gubernamentales y electorales, para generar la convicción genuina de trabajar por la justicia y por el bien de la sociedad.

Lo rescatable es que por primera vez en la historia del estado, las mujeres serán, por méritos propios, mayoría en el Congreso, y ello debe ser un aliciente para seguir trabajando hombro con hombro en la defensa de los derechos fundamentales de todas y todos, en la paridad sustantiva, la equidad de género y la igualdad de oportunidades, pero sobre todo en la construcción de un mejor país, con un futuro próspero, teniendo siempre como faro que nos guíe el respeto absoluto a la ley, la justicia y la democracia.

* Magistrado del Tribunal Electoral de Quintana Roo.
1 Datos del prep. Fuente: Instituto Electoral de Quintana Roo, disponible en <https://prepquintanaroo.org.mx/app/modulos/public/entidad/e/entidad_votos_candidatura.html>.
error: Alert: Content is protected !!