You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
jueves 21 de marzo de 2019

La representación política de las mujeres en México

Por Dania Paola Ravel Cuevas*

Hace apenas unos meses vivimos el proceso electoral más grande de la historia del país, que nos arrojó resultados alentadores en materia de género: a nivel federal las cámaras están conformadas por mujeres en un 48.2 por ciento la de diputados y diputadas y, en el caso de la Cámara de senadores y senadoras, en un 49.2 por ciento, es decir que fueron electas 241 diputadas y 63 senadoras. En los congresos locales hubo también un gran avance, ya que en cuatro entidades (Ciudad de México, Guanajuato, Nuevo León y Veracruz) los congresos locales alcanzaron la paridad y en once más (Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Colima, Hidalgo, Morelos, Oaxaca, Querétaro, Tabasco y Tlaxcala) la presencia femenina rebasó el 50 por ciento.

En medio de tales cifras podríamos preguntarnos por qué hablar de la representación política de las mujeres en la actualidad. Es innegable que existe una deuda muy grande de los sistemas democráticos con las mujeres respecto al ejercicio efectivo de sus derechos políticos y es, todavía, un asunto pendiente que apenas en fechas recientes ha comenzado a saldarse. Es decir, hasta ahora comienza a hacerse justicia al abrir los espacios político-electorales, pues restringir, o bien no garantizar el ejercicio de los derechos políticos de un grupo que conforma la mitad de la población en un país, no puede ser el resultado de esfuerzos democráticos genuinos.

En este contexto aparece el libro La representación política de las mujeres en México, en el que Flavia Freidenberg, editora, recopila el trabajo de seis diferentes académicos y académicas dedicados al estudio y análisis de la participación política de las mujeres desde diferentes perspectivas, que buscan responder a la pregunta anterior, a la vez que generar nuevas interrogantes en torno a la presencia femenina en los espacios políticos. Este libro, vale la pena mencionar, es fruto de un esfuerzo interinstitucional del Instituto Nacional Electoral y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

La representación política de las mujeres en México tiene como origen una investigación que la Unidad Técnica de Igualdad de Género y No Discriminación del INE y un equipo de investigación del IIJ de la UNAM realizaron de manera conjunta para recabar estadísticas históricas sobre la participación y representación política de las mujeres y los hombres en el país. A este proyecto lo hemos llamado #Mujerespolíticas, con el cual buscamos construir bases de datos para dar seguimiento y evaluar los avances en materia de género en la vida política, e identificar y visibilizar los obstáculos y las barreras que dificultan la participación y la representación política de las mujeres en México.

A lo largo de ocho capítulos se exponen tanto las buenas prácticas que se deben continuar, como las deficiencias normativas que se tienen que solventar en el sistema político-electoral mexicano en cuestión de paridad de género, en temas tan diversos como el financiamiento público, condiciones de igualdad, violencia política contra las mujeres en razón de género o de las mujeres dentro de los partidos políticos. De esta forma, el texto proporciona los insumos necesarios para comenzar a elaborar una agenda de género y propone una nueva interrogante: ¿de qué factores depende el éxito o el fracaso de las medidas afirmativas, de una cuota o de un diseño paritario? Lo que nos dicen los y las autoras es que, cuanta más edad tienen estas medidas y cuanto más se experimentan, se rediseñan y se aplican, se incrementa la visibilidad de la agenda de género y se internaliza el hecho de que las mujeres puedan estar en los cargos públicos como parte de la representación simbólica, alcanzando mejores resultados.

A sabiendas de que ser mujer y querer ejercer a plenitud nuestros derechos político-electorales en México significa enfrentar barreras, e incluso sufrir actos de violencia, este trabajo retrata los retos y desafíos que enfrentamos para alcanzar una igualdad sustantiva en la vida política nacional, pero también logra mostrar la influencia y los esfuerzos de las mujeres partidistas, los movimientos feministas, las redes de mujeres de la sociedad civil, y la voluntad y el compromiso de las autoridades electorales, tanto administrativas como jurisdiccionales, que han construido contextos de exigencia para el cumplimiento de los derechos políticos de las mujeres.

Finalmente, este texto nos permite reflexionar y examinar los mecanismos que tenemos y que hemos visto que dan resultados, de modo que es también un material de apoyo para estudiar las razones por las que las mismas medidas tienen diferente incidencia en cada gobierno local o comunidad. Un acierto de esta recopilación es que, a través de datos concisos y análisis profundos, propicia la generación de estrategias de igualdad sin abocarse exclusivamente a una sola dimensión de igualdad, sino tomando en cuenta a todas las mujeres, ya que cada una se puede ver afectada por la intersección de diversas desigualdades.

La representación política de las mujeres en México es una herramienta fundamental para entender la importancia de las mujeres en los espacios político-electorales.

* Consejera electoral del INE.
error: Alert: Content is protected !!