You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
jueves 21 de marzo de 2019

Eran muchos…

Jaqueline De la O

Aunque los partidos son necesarios para la democracia, la existencia de estos no la garantiza. Está claro que en la actualidad los actores políticos no gozan de popularidad, ni en México ni en otros países, pues desviaron su objetivo de aterrizar propuestas que transformaran para bien la calidad de vida de los ciudadanos y se convirtieron, o al menos así se percibe, en meras empresas electorales que solo promueven candidatos.

Para muchos, el debilitamiento de las que fueron las tres principales fuerzas políticas en los últimos veinte años (PAN, PRI y PRD) llevó al recién creado partido Morena, bajo la guía de Andrés Manuel López Obrador, a arrasar en la elección presidencial de 2018, y las ha empujado a lidiar con sus vicios internos para tratar de reinventarse. No obstante, parece que tal debilitamiento también alentó el furor de muchas organizaciones de ciudadanos, 102 para ser exactos, que aspiran a convertirse en partido político nacional (PPN) y disputarles a las fuerzas existentes las preferencias ciudadanas. Antes del 31 de enero, todas ellas presentaron ante el INE su escrito de intención.1 Es llamativo que el número de agrupaciones que entregaron su documentación en busca de constituirse como PPN en 2019 casi se haya duplicado en comparación con las registradas en 2013, que fueron 52, de las cuales solo dos lograron el registro, el Partido Humanista y el Partido Nueva Alianza, que por cierto lo perdieron en 2016 y 2018, respectivamente.

Al cierre de esta edición el INE se ocupaba de revisar la información y documentación con la que los interesados debieron acompañar el escrito de notificación para constituirse como partidos. Hasta el momento, y según lo establece la Ley General de Partidos Políticos, 38 tenían luz verde para buscar el cumplimiento de requisitos tales como celebrar una asamblea nacional constitutiva en donde sean aprobados la Declaración de Principios, el Programa de Acción y los Estatutos; realizar al menos 20 asambleas estatales o 200 distritales a más tardar el 30 de noviembre de 2019, en presencia de funcionarios del Instituto; recabar y acreditar a 233 mil 945 afiliados (0.26 por ciento del padrón electoral utilizado en la última elección federal ordinaria), que no deberán estar inscritos en otro partido político. El número de afiliados que participen en la asamblea estatal o distrital en ningún caso podrá ser menor a tres mil o 300, respectivamente.

Las organizaciones que cumplan esos requerimientos, a mediados de 2020 estarán formando parte del sistema nacional de partidos y podrán participar en las elecciones de 2021.

¿Cuántos de esos aspirantes alcanzarán a cumplir con los requisitos legales para convertirse en partido político el año próximo? Y aquellos que lo consigan, ¿podrán inyectar aires nuevos al panorama actual de partidos?

A vuelo de pájaro, saltan a la vista entre estas “nuevas” opciones algunas que pretenden recolocar a viejos conocidos en la escena política, como es el caso de los representantes legales de México Libre, entre quienes figura la expanista y excandidata presidencial independiente Margarita Zavala, esposa del expresidente de México Felipe Calderón; el también expanista Miguel Ángel Toscano, excomisionado federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), y el abogado Emiliano Robles Gómez Mont, por mencionar a algunos. Aunque dicen que México Libre no ambiciona ser una segunda versión del PAN, no deja de coquetearles a los militantes descontentos para que migren a sus filas; también niega que impulsaría la candidatura presidencial de Zavala en 2024 (ya veremos), si bien es casi un hecho que, de obtener el registro, ella sería su dirigente. Apenas se inició el proceso y esta agrupación ya tiene los reflectores encima, toda vez que en la plataforma Change.org se pide revertir su inscripción como partido, petición que hasta el 18 de febrero había sido firmada por 286,700 personas.

Vladimir Aguilar García, uno de los fundadores de la corriente perredista Foro Nuevo Sol, encabeza la organización Demócratas. Aguilar buscó, tras la renuncia de Manuel Granados, hacerse de la dirigencia nacional del PRD, sin conseguirlo, razón por la que decidió renunciar a su militancia en octubre de 2018 y formar su propio partido. Lo acompaña en este camino Eufrosina Pazarán Amaro, enfermera y excandidata plurinominal del PAN en 2012.

No podía faltar la “disidencia” priista, representada por Alternativa PPN, que tutela César Augusto Santiago Ramírez, diputado por el PRI en cinco ocasiones y quien, se dice, es respaldado por el exgobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz.

Otro caso es el de Redes Sociales Progresistas, que podría ser la versión que remplazara al recién extinto Partido Nueva Alianza (que en el proceso federal de 2018 fue en coalición con PRI y PVEM en apoyo a la candidatura presidencial de José Antonio Meade), toda vez que es dirigida por Fernando González y René Fujiwara Montelongo (diputado federal por Nueva Alianza), respectivamente, yerno y nieto de la exdirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo. Esta agrupación apoyó la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador el año pasado.

Ahora, un movimiento que se dijo escéptico respecto de los partidos políticos y cuyo objetivo era construir candidaturas ciudadanas, quiere convertirse en partido político; sus líderes son Alfredo Figueroa, exconsejero del INE y coordinador nacional de Ahora, y el senador independiente Emilio Álvarez Icaza, quien accedió a su escaño de la mano de la coalición Por México al Frente (en específico, como primera minoría del PRD), integrada por PAN-PRD y MC, que respaldó la candidatura presidencial de Ricardo Anaya.

El excandidato presidencial por Nueva Alianza en 2012, Gabriel Quadri de la Torre, junto con el expriista Rodolfo Higareda Coen, también figura en la lista de los apuntados, con la organización Cambiemos por México, que desea constituirse en un partido liberal (Cambiemos) que proteja el medio ambiente y a los seres vivos.

Con el nombre de Partido Encuentro Solidario, su líder, Berlín Rodríguez Soria, quien fue representante de Encuentro Social ante el INE, así como varios exintegrantes de la estructura orgánica de ese partido, como Ricardo Badillo Sánchez, Ernesto Guerra Mota y Nadia Angélica Martínez Dupotex, no cesarán en el intento de reencarnar en este nuevo partido al recién extinto Encuentro Social.

Está también México Blanco. Su presidenta nacional es Aischa Vallejo Utrilla, además presidenta de México Próspero y de Transformación Meta, A.C., una organización adherente al PRI. Aischa Vallejo registró su intención de contender por la Presidencia de la República como candidata independiente en 2018. Se dice que es cercana a Erika Hernández Gordillo, sobrina de Elba Esther Gordillo, y que este partido es aquel mediante el cual el ahora gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, proyecta perseguir sus aspiraciones presidenciales en 2024.

Grupos religiosos buscan participar abiertamente en política por medio de Convicción Mexicana, que proviene de la Asociación Política de Evangélicos Convicción Mexicana por la Democracia; su representante es José Alonso Trujillo Domínguez, miembro de la iglesia La Luz del Mundo.

Otro que busca su registro, como Partido Migrante Mexicano, es una asociación nacida en los Estados Unidos que lucha por los derechos de los connacionales en el vecino país y es encabezada por María del Rocío Gálvez Espinoza.

Igualmente forma parte de la lista la asociación Pueblo Republicano Colosista, presidida por Gonzalo Navor Lanche, quien colaboró en la campaña presidencial de Luis Donaldo Colosio y que en el proceso federal de 2018 buscó hacerse de una candidatura presidencial por la vía independiente, sin tener éxito.

Estas son solo algunas de las asociaciones entre las que podrían estar aquellas que llegaran a convertirse en partido político, pero no será hasta 2020 cuando sepamos cuántos partidos más tendremos y, si al final, tener más opciones será mejor.

1 106 organizaciones notificaron al INE su intención de constituirse como PPN (del 7 al 31 de enero de 2019). Cuatro desistieron: Praxis Democrática, APN; Movimiento Democrático Independiente, A.C.; Organismo Nacional en Movimiento para la Riqueza Indígena, A.C. y Migrantes por la Paz. Por lo tanto, quedaron vigentes 102 notificaciones de intención. (Fuente: INE.)
error: Alert: Content is protected !!