You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
domingo 20 de enero de 2019

El presidente y las juventudes

Abraham Rojas Martínez*

Andrés Manuel López Obrador no solo será recordado como el presidente con mayor votación en la era de la pluralidad política, sino también como el candidato que más votos recibió de las y los electores jóvenes. De acuerdo con las autoridades electorales, obtuvo el 53.2 por ciento de los votos; sin embargo, las diversas encuestas reportaron que el porcentaje que recibió de voto joven fue mayor.

De acuerdo con Parametría, 55 por ciento de las y los votantes de entre 18 y 25 años y 63 por ciento de aquellos entre 26 y 35 años sufragaron por el tabasqueño; según las encuestas de salida de El Financiero y de Buendía y Laredo, votó por él entre 56 y 57 por ciento de las personas de 18 a 34 años.1 Sin importar cuál de los estudios citados se acerque más a la realidad, todos muestran un apoyo juvenil que supera por mucho al recibido por cualquiera de anteriores presidentes, desde Carlos Salinas de Gortari hasta Enrique Peña Nieto, que nunca rebasó el 40 por ciento.

No obstante, durante la contienda electoral, en la etapa de presidente electo y en sus días como presidente constitucional, el respaldo político de las y los jóvenes no se ha visto del todo correspondido por López Obrador, al menos discursivamente. En su comunicación política, apenas abordó compromisos para las y los jóvenes en sus redes sociales y en sus discursos como candidato de la coalición Juntos Haremos Historia. Según el monitoreo de Organización Fuerza Ciudadana, A.C., en los 90 días de campaña dedicó ocho mensajes a la población joven que, dicho sea de paso, es la que más utiliza los medios sociodigitales como herramienta para acceder a información política. En esos mensajes abordó temas como migración, cultura, la resolución del caso de los normalistas de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa y la reconstrucción tras los sismos de septiembre de 2017.2

En la noche del 1º de julio, en su segundo discurso como ganador de la contienda y ante miles de personas que se dieron cita para celebrar en el Zócalo de la Ciudad de México, López Obrador asumió una serie de compromisos para distintos grupos de población, entre ellos, las personas adultas mayores, los discapacitados (sic) y, finalmente, las juventudes, a quienes prometió garantizar su derecho al estudio y al trabajo desde los primeros días de gobierno.

En el mismo tenor, en su discurso de toma de posesión ante el Congreso de la Unión, el presidente habló sobre las prioridades de su administración para las y los jóvenes: “… dos millones 300 mil jóvenes serán contratados para trabajar como aprendices en talleres, empresas, comercios y diversas labores productivas o sociales, y se les pagará un salario mientras se van capacitando de 3,600 pesos mensuales. Ya no va a haber ninis. No se va a dar la espalda a los jóvenes ni se les va a ofender llamándoles de esa manera, porque no es culpa de ellos que no tengan oportunidad de trabajo y de estudio”. Asimismo, reiteró su disposición para crear una comisión de la verdad “… para castigar los abusos de autoridad, para atender el caso de los jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa”.3

Consecuente con su discurso, el 3 de diciembre el presidente firmó el Decreto por el que se instruye establecer condiciones materiales, jurídicas y humanas efectivas, para fortalecer los derechos humanos de los familiares de las víctimas del caso Ayotzinapa a la verdad y al acceso a justicia,4 y cuatro días después, la secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján, encabezó la primera firma del convenio con empresas del que será el programa estrella para jóvenes en esta administración: “Jóvenes Construyendo el Futuro”.

La estrategia becaria de López Obrador es el proyecto más ambicioso numérica y monetariamente que haya echado a andar algún gobierno federal, pues se calcula que tendrá un costo de 118 mil millones de pesos, más del doble de lo que la anterior administración destinó a los seis programas prioritarios laborales y educativos para jóvenes, que de acuerdo con el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política Social (Coneval) ascendían a 45 mil millones de pesos anuales.5

Y ya que de números hablamos, el Proyecto de Decreto de Presupuesto de Egresos para el Ejercicio Fiscal 2019 (en su Anexo 17) incluye un aumento del 25 por ciento en el gasto gubernamental destinado al desarrollo de los jóvenes. Más allá de lo anterior, hasta el momento el gobierno de México no ha comunicado qué otras estrategias implementará para la atención de las problemáticas de la población más joven del país, o para la garantía de otros derechos que no forzosamente recaigan en el empleo y la educación, como la salud, la participación, la vivienda o la seguridad.

Del análisis presupuestario y de otras acciones anunciadas por el presidente o por secretarios de Estado, es posible identificar que los grandes proyectos del sexenio serán Jóvenes Construyendo el Futuro; la creación del Sistema de Universidades para el Bienestar Benito Juárez García 2018-2024, que contará con cien instituciones públicas de educación superior gratuitas para estudiantes de escasos recursos; y la contratación de jóvenes como integrantes de la Guardia Nacional, el cuerpo militar con formación en derechos humanos que Morena ha propuesto como institución central del Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024.6

A un mes de la toma de posesión del presidente López Obrador, es demasiado pronto para evaluar la estrategia sexenal para las juventudes; de hecho, ni siquiera conocemos a la persona que será titular del Instituto Mexicano de la Juventud y mucho menos el proceso mediante el cual este órgano elaborará el Programa Nacional de Juventud.7

Valdría la pena esbozar algunos planteamientos generales para que el gobierno mexicano cumpla las expectativas no solo de quienes votaron por la opción ganadora, sino de las y los casi 40 millones de jóvenes que viven en el país:

  1. Transversalizar la perspectiva de juventudes en todas las secretarías de la administración pública; es decir, identificar los programas o proyectos dirigidos a la población de 12 a 29 años en cada secretaría u órgano desconcentrado con el objetivo de evitar duplicidad de funciones y dar seguimiento a cada uno de ellos.
  2. Diversificar la concepción gubernamental sobre las y los jóvenes, ya que en los programas anunciados hasta el momento es posible advertir que mediante acciones tendientes a garantizar educación, capacitación laboral y empleo en fuerzas de seguridad se pretende ampliar sus oportunidades; sin embargo, la diversidad de las juventudes impone necesidades que van más allá de lo laboral o educativo. Es necesario incluir políticas públicas de acceso a la vivienda, a la seguridad social, de reducción de daños en salud y eliminación de la brecha digital, entre otras.
  3. Abrir un espacio de diálogo entre el presidente y las personas jóvenes. Solo dos integrantes del equipo más cercano del presidente –tanto en el gabinete como en el equipo de staff– son menores de 35 años: la secretaria Luisa María Alcalde y el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Román Meyer Falcón, lo que hace necesario que López Obrador tenga intercambios formales con uno de los grupos que mayoritariamente le brindó su apoyo. La creación del Programa Nacional de Juventudes puede ser una excelente oportunidad para ello.

Desde el 1° de diciembre, el presidente ha repetido la anécdota de que un joven ciclista se le acercó en el recorrido entre su casa y el Palacio Legislativo de San Lázaro para decirle “Tú no tienes derecho a fallarnos”. Y es verdad, Andrés no tiene derecho a fallarles a las y los jóvenes.

* Investigador de Organización Fuerza Ciudadana, A.C.
1 Francisco Abundis, “¿Quiénes eligieron a AMLO como presidente?”, Milenio Diario, 10 de julio de 2018; Alejandro Moreno, “Principal mandato de AMLO: lucha contra corrupción”, El Financiero, 3 de julio de 2018; Buendía y Laredo, Encuesta de salida de la elección presidencial 2018. México, julio de 2018.
2 Organización Fuerza Ciudadana A.C. Informe del Observatorio de Educación Cívica y Fomento al Voto Joven en el proceso electoral federal 2018.
3 Discurso de toma de protesta ante el Congreso de la Unión, en https://lopezobrador.org.mx/2018/12/01/
4 Publicado en el Diario Oficial de la Federación el 4 de diciembre de 2018.
5 Flores, Zenyazen, “El presupuesto para jóvenes planteado por amlo triplicaría el actual”, El Financiero, 19 de julio de 2018.
6 Iniciativa que reforma diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, suscrita por diputados integrantes del grupo parlamentario de Morena. Publicada en la Gaceta Parlamentaria de la Cámara de Diputadas y Diputados el 21 de noviembre de 2018.
7 De acuerdo con el artículo 4 de la Ley del Instituto Mexicano de la Juventud, esta es la instancia competente para elaborar un programa en la materia congruente con el Plan Nacional de Desarrollo y la Ley de Planeación.
error: Alert: Content is protected !!