You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
Jueves 18 de octubre de 2018

Editorial Octubre 2018

LXIV Legislatura

Mientras el presidente electo recorre el país en su gira de agradecimiento,
en el Congreso de la Unión la LXIV Legislatura (2018-2021) inició sus trabajos,
el pasado 1º de septiembre. En pocos días, un chubasco de iniciativas, a cual más disparatada, ha caído en las dos cámaras, presentadas unas por legisladores que hacen su debut en esta arena y otras por viejos lobos de mar.
A punto de terminar el primer mes de su ejercicio y aunque las comisiones ordinarias
de dictamen de cada Cámara no se habían integrado, ya sumaban cientos las iniciativas
y puntos de acuerdo presentados. Es la “hora del aficionado”, dice un cronista parlamentario y apunta con agudeza: “solo que ahora los aficionados hacen abrumadora mayoría, en San Lázaro como en Reforma e Insurgentes”. Lo importante, anotamos nosotros, no es el contenido de cada iniciativa, sino la foto que el legislador presumirá a su familia y amigos, que quizá harán publicar en algún diario del municipio en que vivan.
Solamente una nueva ley fue aprobada en el primer mes, la de Remuneraciones
de Servidores Públicos, para reforzar que ninguno podrá ganar más que el presidente.
Draconiana medida que tiene espantada a la burocracia federal, sin que nadie
se tome la molestia, en el equipo de transición de López Obrador, de explicar los
alcances de lo aprobado a troche y moche por una eufórica mayoría que en el recinto
legislativo festejó como si hubiese realizado una hazaña.
Las señales que la nueva mayoría legislativa deja ver son preocupantes.
En San Lázaro el coordinador de Morena no tuvo empacho en tomar prestados
del Partido Verde a cinco diputados para alcanzar la mayoría absoluta y apoderarse de los órganos de gobierno, a cambio de conceder al gobernador de Chiapas y senador electo su licencia al segundo cargo para retomar el primero, en una maniobra vergonzosa para el Senado.
El uso de la mayoría como único argumento quedó en evidencia al votarse en lo
particular la ley citada arriba. Pese a los errores de forma y fondo que contiene
el Decreto aprobado, ni una coma admitieron cambiar los diputados de Morena.
Algunos comentaron, en privado, que esa era la instrucción presidencial.
Será en los meses siguientes cuando se aborden las primeras leyes del próximo gobierno.
Entre otras, la Orgánica de la Administración Pública Federal, en la que se espera un fuerte debate
por al menos dos asuntos: la concentración excesiva de tareas en la Secretaría
de Seguridad (SS), con el consecuente desmantelamiento de la Secretaría de Gobernación,
y la figura de los llamados superdelegados –virreyes les dicen otros– que representarán
al presidente de la República en cada una de las 32 entidades federativas.
Abordan esos temas en esta edición el futuro subsecretario de Gobernación, Zoé Robledo;
el diputado Rubén Moreira (PRI) y el especialista José Luis Vázquez Alfaro.
Tema candente será el presupuesto para 2019, que cada día
provoca nuevas incertidumbres y múltiples temores. La senadora Vanessa Rubio (PRI)
explica a nuestros lectores el ABC de la elaboración del paquete de propuestas, mientras que el experto en finanzas públicas Aureliano Osuna aborda los límites y posibilidades para la distribución del gasto federal, barrera para el cumplimiento de las promesas hechas en campaña.
El comportamiento de la nueva mayoría es anticipo del talante político
del futuro presidente; esperamos que prevalezca la voluntad de dialogar, entender
y, en su caso, aceptar las razones del otro; que el temor del retorno al mayoriteo,
como práctica común, sea infundado.
VOZ Y VOTO

error: Alert: Content is protected !!