You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
Miércoles 18 de julio de 2018

Así nos ven

Omar Cepeda*

A unos días de que se conozca quién será el próximo presidente de México, los medios de comunicación internacionales han ofrecido infinidad de información sobre uno de los procesos electorales más complejos en la historia de nuestro país.

Se elegirán cientos de puestos públicos a lo largo y ancho del país, más de tres mil, y existen múltiples factores que los analistas tratan de desentrañar para saber cuál de los candidatos promete un mejor futuro para el país. México tiene importante repercusión en los cinco continentes; es un actor de primer nivel en sur, centro y norte de América, y uno de los principales socios de la Unión Europea; comparte el bloque Iberoamericano con América Latina, España, Portugal y Andorra; y se han ido incrementando sus lazos comerciales con Asia, en especial con Japón y Corea del Sur.

Promesas y fórmulas repetitivas de los candidatos se reproducen a diario en los medios de comunicación, ahora, de manera determinante en redes sociales, un vehículo clave e indescifrable que impacta directamente en diversos sectores jóvenes de la población. The New York Times publicó al respecto “Bots y troles a codazos en el abarrotado campo electoral mexicano”, donde alerta de la influencia de las redes sociales y las posibles infiltraciones y noticias falsas que podrían repercutir en la decisión final de los electores.1 No obstante, aún es difícil medir los efectos negativos y positivos en los candidatos. Un voto volátil e indeciso será determinante en el todavía incierto resultado final, lo que abre dudas sobre si la información que circula por internet proviene exclusivamente de usuarios e instituciones mexicanos o hay intereses del exterior que buscan entremeterse en la elección.

Periodistas y analistas de los medios internacionales coinciden en los problemas que tendrá que enfrentar el próximo gobierno, que se simplifican en tres ejes: corrupción, desigualdad e inseguridad. En segundo lugar, analizan si las instituciones del Estado son lo suficientemente fuertes para enfrentar complejidades antes o después de las elecciones, aún impredecibles. Y en tercer lugar, se refieren al contexto mundial en que se celebrará la contienda, en especial, las posturas suscritas por los principales candidatos ante el huracán que se ha formado con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, la promesa de Donald Trump de construir un muro fronterizo y los migrantes indocumentados que viajan de Centroamérica y México hacia Estados Unidos.

Las encuestas, convertidas en todo menos en fuente de certidumbre, entran en el juego de las percepciones internacionales. Medios escritos afilian a encuestadoras denominadas serias para hablar de las tendencias. A pesar de que en México y en el mundo hemos visto cada vez más fallas de estos ejercicios como pronosticadores, siguen siendo retomados por medios prestigiosos, como el diario español El País, que sistemáticamente publica su modelo electoral con datos de la empresa de estudio de opinión Oraculus e información de elaboración propia.2

Sin duda, uno de los principales temas en que coinciden los medios internacionales es el estudio de la tercera campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador, su posible triunfo y las consecuencias que traería al país. De todos es sabido que sus propuestas son las que generan más asombro, miedo, polémica o sorpresa, según sea el caso; el 9 de junio el mismo diario español publicó “López Obrador y su utópica propuesta contra la corrupción”.3

Además, en el mundo se comentan el momento crítico y las circunstancias que abrazan esta elección, sobre todo, cómo responderán las instituciones electorales ante un resultado cerrado y la posible reacción adversa de Morena ante el anuncio de una derrota. También colocan en el centro del análisis la renegociación del TLC, que transita entre la incertidumbre, ha sido secuestrada por las estridencias de Donald Trump y, además, alcanzada por el proceso electoral que se aproxima en los Estados Unidos para elegir a sus representantes en el Congreso, a finales del año.

Como vemos, los temas de la elección que viene se esgrimen en el campo de las relaciones internacionales. En esta era global nada pasa desapercibido ni sin que se midan las afectaciones en la esfera de la geopolítica.

El profesor mexicano de la Universidad de Cornell y autor del libro ¿Después del neoliberalismo? La izquierda y las reformas económicas en América Latina, Gustavo A. Flores Macías, ve más allá. En un artículo que publicó en The Washington Post, “¿Debería Estados Unidos preocuparse por una intromisión en la carrera presidencial mexicana de julio?”,4 a partir de las declaraciones de H. R. McMaster, ex consejero de Seguridad Nacional de aquel país, reflexiona en la posibilidad de que Rusia interfiera en nuestras elecciones como supuestamente lo ha hecho en Alemania, Francia, Italia, España o Ucrania.

Apunta el especialista en relaciones internacionales que, de darse una injerencia rusa en la elección de México, beneficiaría al candidato López Obrador, ya que su agenda nacionalista podría ser un punto de inflexión que complicara aún más las relaciones con Estados Unidos y, en paralelo, favoreciera a Moscú. Es importante no dejar a un lado estos aspectos, ya que nos encontramos en un reordenamiento geopolítico a partir del reacomodo global de las superpotencias, Estados Unidos, China y Rusia, y, sin lugar a dudas, México tiene su peso en el equilibrio de poderes en el mundo.

Ante este parteaguas histórico que está por vivirse en México, y que pondrá a prueba a instituciones del Estado y a la sociedad misma, los medios de comunicación prefieren esperar para lanzar sus verdaderos pronunciamientos y editoriales sobre quien resulte ganador el 1º de julio. Faltan unos cuantos días y las cosas están por definirse. Le Monde lo planteó bien el 30 de marzo, con el título “México: una campaña presidencial bajo tensión”, que comprendió un perfil de los candidatos. Después de esa nota no ha publicado gran cosa, y hace bien; seguramente esperará hasta el 2 de julio para profundizar en sus análisis y expectativas sobre el futuro político de nuestro país.

* Internacionalista.
1 https://www.nytimes.com/2018/05/01/world/americas/mexico-election-fake-news.html
2 Publicó la última encuesta el 3 de junio: https://elpais.com/internacional/2018/06/02/mexico/1527944682_565930.html?rel=mas
3 https://elpais.com/internacional/2018/06/05/mexico/1528152744_392051.html
4 https://www.washingtonpost.com/news/monkey-cage/wp/2018/05/25/should-the-u-s-worry-about-meddling-in-mexicos-july-presidential-race/?utm_term=.91294c29ea5f
error: Alert: Content is protected !!