You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
sábado 23 de febrero de 2019

Armonías. Contrabandista de Javier Camarena

Por Manuel Chávez

El canto, irresistible destino. Este parece ser el sello de Javier Camarena, el tenor en ascenso más importante de la última década. Nacido en Xalapa (1972), posee una voz pura, brillante y de impecable belleza. Su capacidad histriónica y emocionante desempeño han proyectado su carrera en el ámbito internacional. Ha cosechado ovaciones históricas en teatros tan importantes como el Metropolitan Opera House (MET) de Nueva York, el Teatro Real de Madrid, la Staatsoper de Viena, el Gran Teatre del Liceu en Barcelona, la Ópera de París y el Festival de Salzburgo, por mencionar algunos.

Gracias al virtuosismo que lo caracteriza, el joven maestro veracruzano ha grabado óperas de Verdi, Mozart y Rossini compartiendo créditos con músicos de la talla de Claudio Abbado, Zubin Mehta, Maurizio Benini y Cecilia Bartoli. Su disco más reciente, Contrabandista (Decca Classics-Mentored by Bartoli, 2018), ofrece tres estrenos mundiales del tenor y compositor español Manuel García (1775-1832) junto a obras de Rossini (1792-1868) y Zingarelli (1752-1837).

El disco destaca por varias razones: primero, es un lanzamiento con proyección mundial, cuidadosamente elaborado. Cuenta con el respaldo de la famosa mezzosoprano italiana Cecilia Bartoli, con quien Camarena grabó el dueto “Principessa, sei tu… Amor… Possente nome!” de la ópera Armida, de Rossini. Además, en este disco Javier Camarena está acompañado por The Musicians of Prince, el conjunto barroco con instrumentos originales que Bartoli fundó y dirige desde 2016. Una orquesta como esta, con instrumentos de época, brinda a la grabación la sonoridad, la afinación y el color más cercanos al sonido original que García tuvo en su tiempo. Además, la dirección artística de Cecilia Bartoli, especialista en la música de los siglos XVII y XVIII, da a la grabación especial valor histórico, debido al rescate de las obras de Manuel García, entre ellas el aria insignia “Yo que soy contrabandista”, de su ópera El poeta calculista, estrenada en Madrid en 1805. De hecho, el resto del repertorio incluido en el disco es un reflejo de la labor de García como cantante, de quien se cuenta tenía tan buenas cualidades que llegó a ser uno de los favoritos del propio Rossini.

Contrabandista es una puerta ideal para adentrarnos en los terrenos de un cantante en pleno proceso de consagración. Javier Camarena sigue la senda de Francisco Araiza, de Ramón Vargas o Rolando Villazón. Con su disciplina y entrega al arte lírico, a la par de un enorme talento, ha conseguido logros extraordinarios en su carrera. Este es uno de ellos, disfrutémoslo.

error: Alert: Content is protected !!