You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
viernes 18 de octubre de 2019

Ahí les dejo esos dos pesos…

Mónica Maccise Duayhe*

En su Curso sobre filosofía política, Pierre Manent afirma que la igualdad es lo más antinatural del mundo, pues la naturaleza produce permanentemente entes diferentes y todos diversos. A propósito de la democracia y su novedosa pretensión de lograr la igualdad, este filósofo francés afirma que, por ello, su construcción y preservación es tan compleja.

Conseguir la “igualdad” entre seres humanos es también una meta utópica. En el caso de hombres y mujeres, la pretensión no es hacerles iguales sino igualar las condiciones y oportunidades de vida, eliminando las barreras, producto de prejuicios sobre lo que pensamos que “deben” hacer los hombres y el “rol adecuado” de las mujeres. Eso también es una tarea titánica; una tarea que una sola institución no puede lograr, pero sí liderar, elaborar la estrategia, dirigir los esfuerzos y coordinar las políticas del Estado para conseguir dicho objetivo. Ese es el mandato legal del inmujeres.

El equipo del Instituto, dirigido por su presidenta, la Dra. Nadine Gasman, es interdisciplinario y se compone por personas expertas y especialistas en género y políticas públicas. Nuestro objetivo principal consiste en “promover y fomentar las condiciones que posibiliten la no discriminación, la igualdad de oportunidades y de trato entre los géneros”, cuestión que materializamos de cinco formas.

La primera de ellas es mediante el principio de transversalidad, el cual consiste en insertar la diferenciación de género en las políticas públicas de las dependencias y entidades de la administración pública federal para que esta visión esté presente en la ejecución de sus programas y acciones. Esto no es fácil. Nadie quiere más trabajo ni hacer más complejos sus procesos. Muchas instituciones consideran que el tema es demasiado específico y especializado, y que no va con sus atribuciones y competencias. La labor de convencimiento es ardua (una compañera afirma que hay que hacer trabajo de seducción para que las instituciones se enamoren de los postulados de la diferenciación por sexo).

En este periodo de trabajo hemos encontrado una grata y sorprendente apertura por parte de la mayoría de las Secretarías de Estado para analizar los insumos que les proporcionamos del gasto histórico, el cual han efectuado con el Anexo 13 del Presupuesto de Egresos de la Federación, sí como los pendientes que están por cumplir, vinculados a las recomendaciones de los organismos monitores de las Convenciones Internacionales que México ha firmado, con el fin de incidir en sus programas sectoriales. Es un avance significativo el hecho de que estos programas y aquellos especiales, que son la política pública del Estado, integren –desde el inicio y en todo el ciclo– las premisas y postulados de la perspectiva de igualdad de género.

La segunda forma de materializar nuestro mandato es impulsar a las dependencias responsables de la igualdad de género en los estados y municipios. Sabemos que en el territorio y en las instancias más cercanas a la gente es donde se resuelven los problemas inmediatos que aquejan a las personas. Desde 2013 hasta el día de hoy, el inmujeres ha dispersado, en promedio, 450 millones de pesos anuales a las entidades federativas y municipales a fin de implementar programas de igualdad, de cambio de cultura institucional; acciones que respondan a los problemas y necesidades del sector femenino, para apoyar los Centros de Desarrollo de las Mujeres, los cuales atienden violencia y promueven la autonomía económica. Esta red entre el inmujeres, las 32 entidades federativas y las instancias municipales constituidas es muy potente en términos de coordinar acciones con el propósito de mejorar la vida de las mujeres y poderosísima en cuanto a información, pulso político y conocimiento de las problemáticas en el territorio.

La tercera vía consiste en generar datos y estadísticas para planear y contar con información. Ésta se compila y produce en conjunto con las Secretarías de Estado y el inegi; ha sido vital para conocer, por ejemplo, que el trabajo no remunerado, realizado en su mayoría por mujeres, representa más de 20% del pib nacional y que ellas destinan un total de 36 horas a la semana en actividades domésticas y al cuidado de sus familias, en comparación con las 12 horas que invierten los hombres (es decir, tres veces más tiempo). El trabajo de producir información es vital. Como dice Line Bareiro, la estrategia feminista de cambio ha consistido en cuatro pasos: visibilizar con datos un problema, deconstruir su normalización, incidir en su cambio y empezar de nuevo para seguir transformando lo que sigue.

La cuarta se vincula con el trabajo en coordinación con el Poder Legislativo y Judicial, además de organismos autónomos. Para ello, se requiere especialización técnica que acompañe los procesos concretos que impulsan y, de esta manera, hacer sinergia para potenciar sus proyectos. Dos ejemplos de ello son los Observatorios de Participación Política de las Mujeres, en los cuales se trabaja junto con el ine, los organismos públicos locales electorales (ople), el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y los tribunales locales electorales, además de las mesas de trabajo sobre acceso a la justicia que se realizan con las fiscalías, los poderes judiciales y las instancias especializadas en atención de la violencia contra las mujeres.

La quinta la representa el trabajo conjunto con organizaciones de la sociedad civil. En este rubro, el cambio más relevante ha sido el re-direccionamiento del programa Proequidad 2019, cuyos recursos, durante 17 convocatorias anuales, se destinaron a dichas organizaciones, empezando con seis millones de pesos en 2002 y 90 en 2018. El trabajo de las organizaciones de la sociedad civil ha sido siempre esencial para la agenda que impulsa el inmujeres. Su incidencia es clave en la atención de la violencia contra las mujeres, participación política, mejora en el acceso a la justicia y las transformaciones en las vidas concretas. El instituto se crea como una iniciativa de las mujeres organizadas desde la sociedad civil.

A partir del mandato de la Circular Presidencial Núm. 1, se destinó dicho recurso a las instancias de mujeres en las entidades federativas para erradicar el embarazo infantil, además de atender y prevenir éste entre adolescentes, problemática que padece México más que ningún otro país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (ocde). Esta circular ha generado protestas, reclamos y descontento por parte de nuestras organizaciones aliadas; sin embargo, la postura del Instituto ha sido de apertura a la retroalimentación, al tiempo de construir alternativas de participación y preservación de nuestras alianzas. Estamos generando las condiciones a fin de establecer temas de agenda para los próximos años y una nueva forma de colaboración, al lado de ellas.

Finalmente, quiero poner en contexto al inmujeres y hablar de algunos de sus retos para estar en condiciones de responder a la pregunta sobre la desaparición del Instituto.

En el inmujeres trabajamos alrededor de 220 personas y, en 2019, se asignó un presupuesto de 802 millones de pesos. Los ajustes derivados de las políticas de austeridad han representado el recorte de 14 plazas y una reducción de 26.8 millones de pesos (alrededor de 3.35%). ¿Somos muchas o pocas personas, son muchos o pocos recursos? Para contrastar, en el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) trabajan 94 personas y cuenta con un presupuesto de 140 millones de pesos, ya con el recorte, y su impacto en la sociedad ha sido grande. En el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas trabajan 2,500 personas, su presupuesto es de 6,000 millones de pesos y sus retos son enormes. La SEP tiene más de 90,000 empleados y más de 10,000 millones de pesos destinados a la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres, proyectada para 2020. La Secretaría de Salud, por su parte, cuenta con más de 15,000 personas en su nómina y su presupuesto, sólo del Anexo 13 para 2020, asciende a más de 1,100 millones de pesos. Estas últimas instancias son vitales en nuestra agenda. En el imaginario colectivo siempre es mejor tener más dinero y más gente, nuestra perspectiva es hacer el uso más eficaz y eficiente de ambos recursos, así como trabajar en condiciones laborales que sean favorables y compatibles con las vidas personales, libres de violencia, discriminación, acoso laboral y sexual.

El mecanismo clave del mandato para transversalizar el inmujeres es el Programa Nacional para Hombres y Mujeres 2019-2024 (Proigualdad), que establece líneas de acción específicas a fin de lograr la igualdad por entidad pública y su puntual seguimiento.

Para su construcción, al día de hoy, hemos visitado 28 entidades federativas, donde hemos escuchado las voces de mujeres que tradicionalmente no participan en espacios públicos, como trabajadoras del hogar, sexuales, maquiladoras y trans, entre otras. Tenemos suficiente información sobre las particularidades de la precariedad en la que viven las mujeres en México, las dificultades para tener empleos remunerados y seguros, las limitaciones que impone la violencia en los espacios públicos y privados, la enorme necesidad de compartir los cuidados y la instauración de un sistema que cubra la atención requerida por niños y niñas, personas enfermas, con diversas discapacidades y adultas mayores.

Los retos más importantes que enfrentamos son impulsar y dar seguimiento a las políticas públicas que implementan las Secretarías de Estado, focalizar las estrategias de entidades federativas e instancias municipales, y alinearlas con los objetivos nacionales de “no dejar a nadie atrás y no dejar a nadie fuera”, así como empatar las agendas legislativas y políticas públicas para acabar con las condiciones desfavorables de la vida de las mujeres en el trabajo y respecto a la violencia.

Cuando hayamos logrado lo anterior, el mandato del Instituto Nacional de las Mujeres se habrá cumplido y, por tanto, estará listo para desaparecer.

* Secretaria Ejecutiva de INMUJERES.
error: Alert: Content is protected !!